Como poner un precio digno a tus clases de yoga

martes, Jun 13

v

14 Comentarios

El tema del dinero en el ámbito del yoga  y cómo poner un precio digno a tus clases de yoga siempre nos lleva un poco de cabeza. Da la sensación de que cómo nos movemos en un terreno en el que se supone que valoramos y priorizamos el crecimiento del Ser y el cultivo de la energía y la serenidad el dinero nos toca de lejos y está mal darle importancia.

Recuerdo una ocasión en la que una persona me preguntó airada que por qué cobraba mis clases y ganaba dinero con algo que se supone que era espiritualidad, concordia y unión….os podéis imaginar mi cara.

En fin, desde entonces y gracias al auge de la práctica de yoga, que tiene muchísimos aspectos positivos, el tema del dinero se ha suavizado bastante. Sin embargo, sigo percibiendo en muchos detalles que evidencian que en el fondo todavía nos pone nerviosos ver en la misma frase yoga y dinero.

Así que hoy me pongo seria y os cuento mi perspectiva para ver si os hace reflexionar y abrimos debate.

Encuentro que podemos observar la visión desde dos puntos de vista: el del practicante y el del profesor.

1. Practicante de yoga

Como os decía al principio la práctica de yoga está viviendo una expansión tremenda en muchos ámbitos que la refuerzan poderosamente por un lado (prácticamente cualquier persona de cualquier edad o condición puede acceder hoy día a buenas clases de yoga y eso me pone muy feliz) pero que desgraciadamente la globalizan demasiado o la menosprecian en algunos sentidos.

Me explico…

Espero y confío en que tu, querido/a lector eres un profesor de yoga comprometido con su enseñanza, que desea crecer, mejorar y enriquecer su bagaje, por eso estás aquí, leyendo este artículo e incluso estás suscrito al blog.

Pero…y hay un pero….seguro que tu también eres consciente de que existen formaciones de yoga en cada esquina y que muchas personas cumplen los requisitos mínimos de un curso y obtienen un título de “presencialidad” o “asistencia” y con eso se ponen a dar clases.  

Hoy le das una patada a una piedra y te sale un profesor de yoga, y una vez están metidos en el carro pues ya también les vale ser profesor de yoga prenatal, y terapéutico, y hacer talleres de mantras y chakras y bandhas….y todo lo que se les ocurra.

Lo que perciben los practicantes ante tanta oferta y ante precios tan variados es que en realidad no hay diferencia entre un buen profesional que tiene cinco formaciones, x años dando clase y cientos de talleres que refuercen su enseñanza y un recién licenciado que quiere sacar un dinero extra dando algunas clases de yoga…pero en realidad SI hay diferencia… y mucha ¿me sigues verdad?

Por lo tanto, la perspectiva del practicante novato es que le vale cualquier profesor y a veces se plantea por qué pagar 50€/mes por dos clases semanales (que es lo estándar en esta zona del Levante) cuando puede pagar 30€.

Y aquí nace el primero de los conflictos… ¿qué precio pongo yo a mis clases si quiero llenarlas y que me salga a cuenta?

2. Profesor de yoga

Por otro lado tenemos la perspectiva del profesor…. un recién licenciado  que quiere apostar por enseñar yoga como modo de vida y que quiere empezar a dar clases de yoga ¿qué precio pongo? ¿qué es lo justo?

Ciertamente, insisto en que si estas aquí leyendo esto valoras tu enseñanza y quieres dedicarte a ella. Así que me centro en ti y espero serte de ayuda.

CÓMO PONER UN PRECIO DIGNO A TUS CLASES DE YOGA

Acabas de terminar tu formación o casi y tienes claro que quieres dar clases y que te gustaría dedicarte a ello.

1. Si estás acabando tu formación

Busca un grupo en un ámbito familiar o cordial (amigos). Experimenta, pasa tus primeros nervios, encuentra tu ritmo, mejora, apunta en tu plantilla de clase, profundiza… pero no cobres por ello.

Es importante, de verdad.

Al no cobrar eliminas un tipo de miedo muy profundo que está muy arraigado en los profesores, el miedo a hacer algo mal, a no ser suficiente, a dudar, a no saber cómo ajustar….si no cobras restas responsabilidad de la ecuación y puedes dedicarte a “practicar la enseñanza” con amor y dedicación.

Es decir, tómate esta primera fase como la preparación al despegue de tus clases, hazlo con ganas, teniendo en cuenta cada uno de los detalles. De todo se puede aprender.

2. Si ya has acabado tu formación

Lo ideal sería que ya tuvieras ese primer grupo familiar o cordial al que no has cobrado y que al terminar tu formación o pasar algunos meses avisaras de que vas a empezar a cobrar tus clases.

El precio de tus clases debe ser algo que consideres justo y considerado, pero que esté algo por debajo de los precios estándar de los centros de yoga que existen en tu zona.

Yo sé que este punto es difícil, pero te hablo desde el corazón y entiendo que es lo correcto.

Cuando te pregunten por el precio de tus clases comenta que están por debajo de lo habitual porque estás comenzando con tus clases. Solo un tiempo, algo considerado pero abierto al cambio y a la evolución.

¿Que vas a conseguir con este planteamiento?

Conseguirás que las personas que practiquen contigo sepan que eres una persona honrada, consecuente, valiosa y que se toma en serio su enseñanza y su profesión.

No es necesariamente un periodo de tiempo largo, dependerá de cuántas clases impartas y  cuántos alumnos tengas.

El detonador que te indica cuándo subir precios es el instante en el que percibes que te sientes completamente cómodo con tus clases, cuando no dudas al ajustar o proponer variantes a tus alumnos y cuando no temes las preguntas de tus estudiantes.  Es decir, cuando te das cuenta de que dominas tu nivel de enseñanza.

Conecta con tu intuición y tu sentido común, ¿sientes que aunque básicas y sencillas ya has superado ese proceso de nervios e inquietud y puedes ofrecer seguridad y alternativas en tus clases? En ese caso es el momento de subir precios y equipararlos a los de tu entorno inmediato.

Te recomiendo que cuando sientas esos cambios en ti, esperes a los meses de  de septiembre y enero para hacer la transición de precios. Después del verano y al comenzar un nuevo año las personas nos sentimos más receptivas a los cambios.

¿Qué pasa si hay gente que no acepta los nuevos precios?

Sencillamente que tienes que dejarlos marchar.

Intenta no tomarte la asistencia a tus clases como algo personal, los alumnos irán y vendrán dependiendo de lo que quieran y necesiten, y es bueno que así sea.

No problem.

Pronto, paso a paso, llegarán los alumnos ideales para ti:  llegarás a tu alumno ideal.

ENTONCES….

CÓMO PONER UN PRECIO DIGNO A TUS CLASES DE YOGA

Cuando ya has realizado un periodo de prueba, has validado tus aptitudes y has mejorado tus secuencias y presencia en clase, entonces, realiza un estudio detallado de los precios que hay a tu alrededor para conocer cuál es la media cobrada en tu zona.

Si son centros de referencia (imagino)  son los que han tenido en cuenta todos los parámetros importantes:

inversión en formación, gastos (alquiler, material, seguro, asesoría, etc.), impuestos, marketing y publicidad, reciclaje formativo, etc.

Equipara tus precios a los suyos y nunca abandones la voluntad de seguir perfeccionando, mejorando y superando tus clases de yoga.

Por otro lado, intenta no competir por precio, no te posiciones como escuela Low Cost porque necesitarás el doble de alumnos para cubrir gastos y estarás haciendo un flaco favor al resto de centros de yoga.

Estoy segura de que con esto tendrás una proyección excelente desde tu formación y te posicionarás como un docente atento, despierto y profesional. Además, estas en un terreno muy escalable, piensa que si te conviertes en un excelente profesional con reconocimiento y renombre podrás aumentar el valor de tus clases, talleres y cursos y por tanto aumentar tus ingresos.

Entradas relacionadas

¿Llevas tu notas de profesor a clase de yoga?
¿Llevas tu notas de profesor a clase de yoga?

¿Llevas tus notas de profesor a clase? ¿qué emociones te despierta este detalle? En este artículo hablamos sobre ello

Cómo guiar el Saludo al Sol en clase de yoga
Entendiendo el calentamiento en clase de yoga

Siendo profesor de yoga seguramente el Surya Namaskar fue una de la primeras secuencias o ciclos que aprendiste en tu formación y que …Leer más

Cómo encontrar temas para tus clases de yoga
Cómo encontrar temas para tus clases de yoga

Los profesores de yoga dedicamos mucha pasión y energía al desarrollo de nuestra faceta pedagógica. Hoy te cuento cómo encontrar temas para tus …Leer más

Cultiva y construye la enseñanza de yoga que quieres.

Accede a los programas y cursos donde he volcado todo mi conocimiento y experiencia para ayudarte a construir, impulsar e inspirar tu enseñanza de yoga.

Comentarios

14 Comentarios

  1. Nico

    Hola, te cuento que yo empecé a dictar clases en Febrero, estoy en un 70% de mi formación pero me siento capacitado por eso sentí que era el momento de empezar. Al inicio le dí algunas clases a amigos sin cobrarles como tu sugieres, pero fue un lapso breve. Ahora cobro las clases, un poco más bajo que la media de la zona pero las cobro. Siento que de esta manera el compromiso de ambos lados es mayor. Por el momento me viene yendo bien, así que estoy contento. Gracias por tus reflexiones!

    Responder
    • susim

      Hola Nico,
      gracias por compartir tu situación. Cada caso es distinto y hay alumnos mucho más avanzados que otros, pero lo cierto es que es si es tu primera formación es algo arriesgado empezar a dar clases cobrando si aún no has terminado tus estudios, tus alumnos esperarán mucho más de ti. Sé muy profesional y ten todos tus cabos atados.
      Un abrazo.

  2. Pamela

    Hola! Yo hace 2añostermine mi formación como profesora. Ahora me mude y cambie mi lugar de residencia. Por el momento, me cuesta mucho subir el precio de mis clases. Tengo pocos alumnas y a un costo muy bajo.
    Cuando comencé a dictar en este nuevo espacio me decía que era muy elevado el precio, seguramente porque no me conocían.
    En él entorno que estoy las clases difieren mucho de mis precios y siento que no estoy valorando mi conocimiento.
    Que me recomiendas que puedo hacer ? Que estrategias puedo implementar para lograr vivir de esto que me gusta y me hace feliz.
    Pero hoy tengo que sobrevivir con otros trabajos para poder costear mis gastos.
    Muchas gracias!

    Responder
    • susim

      Hola Pamela,
      es una cuestión común la que nos planteas y no son pocos los profesores con los que trabajo que necesitan otros ingresos además de sus clases para cubrir gastos. Básicamente hay que centrarse en la raíz y localizar las creencias que no te permiten valorarte debidamente, además de realizar un estudio de dónde te estas publicitando, cómo son tus alumnos y que estrategias usas para promocionarte.
      Mantente atenta al blog, pronto vendrán temas centrados en estos aspectos y contenido muy, muy específico para que logres sostenerte con tu enseñanza de yoga.
      Un abrazo.

  3. Yunilza Perez

    Me encanto! Gracias por tus recomendaciones 😉

    Responder
  4. Doremi

    Hola. Me ha inspirado tu artículo. Soy una de esas recién formadas profesoras, que pasó unos meses sin cobrar, y ahora sí que cobro. Tras 5 años de práctica personal, me encuentro segura en las correcciones etc, aunque todavía tengo que recordar durante la marcha de la clase.
    Mis alumnos avanzan física y espiritualmente; pero todavía me siento como si estuviera en prácticas..
    Creo, como bien dices, que es correcto alargar el tiempo de no cobrar etc. Estoy pensando en ofrecer clases grupales gratis o voluntad.
    Gracias por el artículo.
    Dore

    Responder
  5. Ari

    Justo así estoy haciendo con mis clases gracias por compartir, quiere decir q no voy tan mal gracias

    Responder
    • susim

      ¡me alegro Ari! a seguir evolucionando 😉

  6. Maria Luz

    Hola termine mi formación el año pasado. Empece dando clases gratuitas como 6 meses. Cuando empece a cobrar algunos practicantes dejaron de venir. Por unos días luego volvieron. gracias por las plantillas y por la información de gran ayuda que hay en tu pagina. Namaste Susi

    Responder
    • susim

      Namasté Maria Luz, un placer tenerte en la comunidad del IDY!

  7. Daniel Cumbreras Garrido

    cuando las palabras… calan y te reajustan por dentro!!! riquisimo:D:D:D mil gracias!!!

    Responder
    • susim

      Gracias Daniel!

    • Zaida

      Mi caso es el siguiente. Soy alumna de yoga hace 15 años y me estoy planteando la posibilidad de dar clases.¿Qué tengo que hacer?¿Por dónde empiezo? He visto un curso de 28 días a la India..mi economía ni de lejos me permite semejante gasto, pero creo que podría aportar un poco de lo que el yoga ha hecho por mí (trastorno de la personalidad crisis de ansiedad y angustia y depresión)..

  8. Pilar

    Hola ME estoy formando como profesora de Yoga ,como desarrollo personal , no obstante tengo un proyecto relacionado con Viajes en el que me encantaría introducir el mundo del Yoga.
    Saludos Y gracias de antemano

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete y recibe una PLANTILLA para DISEÑAR tus clases de yoga
Suscribirme