Tutorial sobre Pedagogía de Yoga: consejos, mejoras y análisis

Tutorial sobre pedagogía de yoga: consejos, mejoras y análisis
Tutorial sobre Pedagogía de Yoga: consejos, mejoras y análisis

Tutorial sobre pedagogía de yoga. La pedagogía es una de esas áreas maravillosas, llenas de potencial y posibilidades de la enseñanza de yoga.

Es también un área que se toca superficialmente en las formaciones tradicionales pero que es la base de tu enseñanza: hay que aprender a transmitir con coherencia y sentido común todo eso que has vivenciando y estudiado en tu formación y tu práctica.

Este es un proceso evolutivo, entrenable.

Si eres un profesor de yoga entregado a la enseñanza la mejora y progresión llegará de manera natural a través de tu rodaje. No obstante, para allanarte un poco el camino, hoy te traigo un Tutorial sobre pedagogía de yoga con consejos  y algunos ejercicios de análisis que te harán la vida más fácil.

Tutorial sobre Pedagogía de Yoga: consejos, mejoras y análisis

CONSEJOS

1. Manténte​ ​alerta​ ​a​ ​tu​ ​enseñanza


Este​ ​es​ ​un​ ​consejo​ ​que​ ​nos​ ​sirve​ ​para​ ​todo,​ ​no​ ​sólo​ ​para​ ​tus​ ​instrucciones.​ ​Manténte siempre​ ​dispuesto​ ​a​ ​mejorar,​ ​evolucionar​ ​y​ ​aprender.

Para​ ​ello​ ​te​ ​recomiendo​ ​que​ ​durante​ ​unos​ ​días​ ​prestes​ ​atención​ ​a​ ​tus​ ​instrucciones​ ​en clase.​​​Detecta​​aquellos​​instantes​​que​​se​​repiten​​sin​​presencia​​y​​que​​te​​hacen​​sentir incómodo​ ​con​ ​tu​ ​enseñanza:​​ ​las​ ​pequeñas​ ​“manías”,​ ​las​ ​“muletillas”,​ ​las​ ​secuencias​ ​de instrucciones​ ​repetidas​ ​sin​ ​alma​ ​como​ ​si​ ​estuvieras​ ​leyendo​ ​en​ ​voz​ ​alta​ ​las​ ​instrucciones​ ​de uso​ ​de​ ​un​ ​secador​ ​de​ ​pelo :/

Distingue​ ​entre​ ​las​ ​instrucciones​ ​necesarias​ ​que​ ​ayudan​ ​a​ ​tus​ ​alumnos​ ​a​ ​mejorar​ ​y​ ​las explicaciones​ ​que​ ​ya​ ​suenan​ ​muy​ ​manidas,​ ​arrugadas​ ​y​ ​cansinas​ ​y​ ​transformalas​ ​en​ ​algo positivo​ ​y​ ​eficaz​ ​o​ ​desechalas​ ​completamente.

Ten​ ​en​ ​cuenta​ ​también​ ​que​ ​no​ ​todo​ ​lo​ ​que​ ​se​ ​repite​ ​en​ ​clase​ ​es​ ​malo….los​ ​alumnos​ ​y​ ​los profesores​ ​nos​ ​servimos​ ​de​ ​la​ ​repetición​ ​para​ ​mejorar​ ​asanas,​ ​movimientos​ ​y​ ​profundizar​ ​en el​ ​camino​ ​de​ ​la​ ​práctica.​ ​Aquí​ ​también​ ​entran​ ​las​ ​instrucciones,​ ​por​ ​eso​ ​insisto​ ​en​ ​que​ ​tienes que​ ​​detectar​ ​aquellas​ ​que​ ​te​ ​hacen​ ​sentir​ ​incómodo.​

Personalmente​ ​encuentro​ ​que​ ​las​ ​instrucciones​ ​pueden​ ​organizarse​ ​en​ ​torno​ ​a​ ​distintos grupos:

  1. Alineación:​ ​las​ ​instrucciones​ ​propias​ ​de​ ​la​ ​construcción,​ ​permanencia​ ​y​ ​salida de​ ​un​ ​asana.
  2. Energía:​ ​son​ ​las​ ​que​ ​usas​ ​para​ ​indicar​ ​la​ ​dirección​ ​de​ ​la​ ​energía​ ​a​ ​tus alumnos.​ ​Las​ ​referidas​ ​a​ ​los​ ​bandhas,​ ​dhristis,​ ​prana,​ ​etc.
  3. Exploración:​ ​aquí​ ​entran​ ​las​ ​instrucciones​ ​que​ ​ayudan​ ​a​ ​tus​ ​alumnos​ ​a profundizar​ ​y​ ​a​ ​aumentar​ ​la​ ​percepción​ ​de​ ​su​ ​cuerpo​ ​y​ ​sensaciones,​ ​por ejemplo​ ​en​ ​prasaritta​ ​padottanasana: ​“observa​ ​cómo​ ​al​ ​intentar​ ​acercar​ ​los pies​ ​entre​ ​sí​ ​se​ ​activa​ ​la​ ​cara​ ​interna​ ​de​ ​las​ ​piernas​ ​y​ ​el​ ​suelo​ ​pélvico”.
  4. Conexión:​ ​instrucciones​ ​que​ ​pretenden​ ​llevar​ ​al​ ​alumno​ ​hacia​ ​dentro,​ ​hacia​ ​su respiración,​ ​sus​ ​emociones​ ​y​ ​la​ ​conexión​ ​con​ ​su​ ​Ser​ ​Esencial.
  5. Expresión:​ ​éstas​ ​son​ ​las​ ​instrucciones​ ​que​ ​llevan​ ​al​ ​alumno​ ​a​ ​conectar​ ​con imágenes,​ ​metáforas​ ​y​ ​símiles​ ​que​ ​les​ ​ayuden​ ​a​ ​sentir​ ​el​ ​asana​ ​de​ ​manera plena,​ ​que​ ​puedan​ ​aumentar​ ​su​ ​vibración​ ​e​ ​integrar​ ​la​ ​energía​ ​en​ ​su​ ​práctica. Por​ ​ejemplo,​ ​en​ ​Virabhadrasana​ ​II: ​“siente​ ​la​ ​fortaleza​ ​del​ ​asana… cómo​ ​a través​ ​de​ ​la​ ​solidez​ ​y​ ​estabilidad​ ​de​ ​tus​ ​piernas,​ ​tu​ ​columna​ ​puede​ ​encontrar la​ ​energía​ ​para​ ​crecer​ ​y​ ​liberarse”​ ​o ​“siente​ ​tus​ ​brazos​ ​extendiéndose​ ​sin rigidez,​ ​firmes​ ​y​ ​ligeros​ ​como​ ​alas”.

Para​ ​que​ ​vayas​ ​guiando​ ​a​ ​tus​ ​alumnos​ ​a​ ​través​ ​de​ ​tu​ ​clase​ ​y​ ​no​ ​te​ ​centres​ ​siempre​ ​en​ ​las mismas​ ​instrucciones,​ ​intenta​ ​ir​ ​alternado​ ​con​ ​sentido​ ​común​ ​las​ ​distintas​ ​variables​ ​de​ ​las instrucciones.

Generalmente​ ​tendrás​ ​que​ ​dedicar​ ​más​ ​tiempo​ ​a​ ​las​ ​instrucciones​ ​de​ ​alineación,​ ​pero​ ​el resto​ ​las​ ​puedes​ ​ir​ ​combinando​ ​para​ ​enriquecer​ ​la​ ​experiencia​ ​de​ ​tus​ ​alumnos.


2. Acude a practicar con​ ​otros​ ​profesores


Cada​ ​profesor​ ​imprime​ ​en​ ​su​ ​enseñanza​ ​toda​ ​su​ ​experiencia​ ​vital:​ ​su​ ​pasión,​ ​su​ ​vivencia,​ ​su transformación,​ ​su​ ​visión,​ ​sus​ ​miedos,​ ​sus​ ​anhelos…su​ ​enseñanza​ ​es​ ​un​ ​reflejo​ ​viviente​ ​de su​ ​propia​ ​práctica.

Por​ ​eso​ ​cada​ ​profesor​ ​que​ ​encuentres​ ​explicará​ ​los​ ​mismos​ ​conceptos,​ ​asanas, transiciones,​​​​pranayamas,​​ etc.​​ con ​​su​​propio ​​lenguaje..

Es​ ​bueno​ ​que​ ​amplies​ ​tu​ ​perspectiva​ ​de​ ​la​ ​práctica​ ​a​ ​través​ ​de​ ​lo​ ​que​ ​otros​ ​ven.​ ​Eso​ ​te ayudará​ ​a​ ​mantenerte​ ​abierto​ ​a​ ​más​ ​posibilidades,​ ​exponerte​ ​a​ ​otro​ ​modelo​ ​de​ ​enseñanza con​ ​otros​ ​planteamientos,​ ​secuencias,​ ​instrucciones,​ ​permanencias,​ ​ritmo,​ ​etc.​ ​y​ ​​ ​seguir aprendiendo.



3. Explora tu práctica personal para aumentar la sensibilidad y dar voz a nuevas sensaciones en las asanas.


Tu sadhana es tu principio y tu fin: inspiración y transformación.

Te animo a que pongas el foco a tus sensaciones más profundas. Trabaja en ir aumentando tu sensibilidad en el camino de la práctica y permite que lleguen a ti nuevas experiencias que puedas luego trasladar a tus alumnos.

La sensibilidad inteligente del cuerpo está ahí, siempre disponible, y es la fuente de la que bebe toda tu enseñanza.



4. Da la importancia que se merece al lenguaje (verbal y corporal)


Honra el lenguaje siempre.

La manera en que hablamos, no sólo con la voz sino también con el cuerpo es extraordinariamente potente y merece todo tu respeto y tu atención.

Observa cuál es tu postura en clase y mantente receptiva y cercana.

Pasea entre tus alumnos y dedica momentos de atención tanto al grupo como a cada uno de ellos de manera personal: una mirada, un gesto, una pequeña indicación manual….el lenguaje es parte de tu comunicación, de tu expresión…. dedica tiempo a mejorarlo y enriquecerlo y observa los resultados: serán excepcionales.

MEJORAS Y ANÁLISIS

1. Crea un archivo de sinónimos

Es algo tremendamente útil y de lo que hablo extensamente en el Manual Estratégico para planificar tu enseñanza de yoga. Es algo que te servirá a lo largo de toda tu enseñanza y que irá aumentando y enriqueciéndose a lo largo de los años.

Nuestra lengua es extensa y muy rica en el uso de sinónimos, abre un documento en tu ordenador o dedica unas hojas en tu cuaderno de práctica y comienza a anotar las expresiones más comunes que usas en clase y los sinónimos y símiles que vayas descubriendo sobre las mismas.

Es un trabajo a medio-largo plazo pero el estar atenta a ir rellenando este archivo te hará estar más receptiva al lenguaje y sus posibilidades.

Además, si tienes en cuenta que no todos tus alumnos entienden las mismas instrucciones, este sistema enriquecerá muchísimo tu capacidad de transmitir un mismo concepto o instrucción desde varias ópticas y aumentará el valor percibido por tus alumnos.

Es de lo mejorcito que puedes hacer por tu enseñanza.

2. Graba alguna de tus sesiones con la grabadora del móvil y escúchate

Nuestra enseñanza está viva: crece, evoluciona, se transforma….a veces se monotoniza y se ralentiza, coge manías, repeticiones vacías y vicios…

Toma la costumbre (por lo menos 2 veces al año) de ponerte el móvil a grabar en varias de tus clases (intenta grabar varias secuencias diferentes) y luego dedica un par de días a ESCUCHARTE con atención, ojo crítico y ganas de mejorar.

Observa no sólo el lenguaje, sino también el tono de voz, la modulación, los espacios de silencio, la vocalización.

No te obsesiones con ello pero date cuenta de que siempre hay cosas “sencillas” y al alcance de la mano que pueden mejorar sólo con ponerle atención en un par de sesiones.


Espero que hayas disfrutado de este pequeño Tutorial pero sobretodo deseo que te haya sido útil y que pueda haberte inspirado algunas ideas y mejoras 😉 Seguramente ampliaré más adelante este tutorial así que si tienes dudas concretas puedes dejarlas en los comentarios.


¿Te has unido ya al Grupo de Yogui Emprendedores que he creado en facebook? Es un grupo privado SOLO para profesores de yoga que apuestan por mejorar la calidad de su enseñanza. Hablamos de todos esos asuntos  que quedan algo velados pero que son sumamente importantes: cómo mejorar nuestra comunicación, aplicar marketing consciente, llegar a mas alumnos, definir nuestro modelo de enseñanza, refinar nuestras instrucciones, ajustes, optimizar nuestro tiempo, superar obstáculos…etc.

Pincha aquí y vente con nosotros 😉

Susi, ¿por dónde empiezo? Esa es la pregunta que más os inquieta y ya tengo la respuesta.

¡Vamos!

Déjame un comentario

Te esperamos en la Comunidad del IDY

  1. Excelente artículo, muy bien definido y detallado, siempre es bueno refrescar nuestros conocimientos como estudiante y profesor, ha sido de mucho provecho y tomaré en cuenta los tips. Gracias, Namaste

    1. Gracias Ismary, espero que te ayuden en cuanto los pongas en marcha 🙂

Diseño y desarrollo por Supermundano

Suscríbete y recibe una PLANTILLA para DISEÑAR tus clases de yoga
Suscribirme

Esta página web usa cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales.

Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies